Ahora que ha terminado el Mundial, Dorita espera que el fútbol peruano se levante de una vez por todas. Ella sigue cantando y encantando con la rica cumbia, pero siempre va al estadio para hacerle barra a su equipo preferido.

Fuente: trome.pe