“Estamos felices como enamorados, vamos despacio, pero seguros. Queremos que dure para siempre”, dijo Carbajal.

YouTube Preview Image

Seguro era el mar, el sunset o sus corazones que laten a mil por hora, que los animó a gritar su amor. Dorita Orbegoso y Luiggi Carbajal aceptaron la entrevista con la condición de nada de besos y menos fotografías comprometedoras. Aceptamos con la confianza que, en el momento, todo fluiría. Sobre el yate, moviéndose al ritmo de las olas, ella cogió su mano para no caerse. Él la tomó de la cintura para protegerla y que no resbale.

Como en la mítica película “Titanic”, ambos miraron al horizonte y se dejaron llevar por la ilusión y los sueños, respiraron profundamente, estiraron los brazos y dejaron que la brisa les llene los pulmones de amor. Era el instante ideal para escuchar este romance entre la “Princesita linda”, como suele llamarla, y el “Payasito loco”, como lo define la “Rulitos”.

Dorita: Cuando lo conocí me caía antipático

Dorita, ¿en los camerinos de “Recargados de risa” surgieron las miradas?
Cuando lo conocí me cayó antipático, me parecía un tonto. Las chicas nos estábamos alistando y apagaba la luz. Ellas se reían, pero yo decía “qué estúpido este pata”.

Es decir, ¿no fue amor a primera vista?
Nada que ver. Si apenas lo saludaba, después tuvimos que hacer unas escenas juntos y, para que todo salga bien, conversamos y me di cuenta que no era como imaginaba. Es una linda persona.

¿Y se mandó rápido?
Nooooo. Hasta ahora estoy esperando, ja, ja, ja. Es que ha sido todo tan especial. Caminábamos y caminábamos y de repente nuestras manos se tropezaban y me decía: “Ya, ya. Te voy a coger la mano” y poquito a poquito, íbamos agarrados por la calle.

¿Y cuándo formalizó?
Fuimos a cenar, llegué primero y se apareció con una rosa roja en la mano, y me la entregó. Me puse a llorar.

En una entrevista pasada, me confesó que tuvo varios “choques y fuga”.
Ok, pero ahora es otra historia. Eso ya acabó.

Fue una relación de dos tímidos
Es que se podía malinterpretar. Yo seguía casada como hasta ahora y seguro iban a decir cualquier cosa.

¿Fue un amor “pirata”?
Sí, nos íbamos encapuchados a un parque y tipo pandilleros nos tomábamos una cervecita y un besito.

¿Y la gente los vacilaba?
Desde que salíamos a comer, como amigos, nos pasaban la voz y siempre alguna señora nos alentaba: “Qué linda pareja” y nos reíamos.

¿Enamorada como nunca?
No me gusta decir eso, porque es comparar. Me siento bien, feliz y tranquila. No entremos a revisar el pasado.

En esta etapa del encanto, ¿te molesta algo?
Que le pida que recuerde algo y se olvide.

¿Celoso?
Bastante, me cuida. Siempre me ha dicho que quien cela es porque quiere.

¿Qué te atrapa del flaco?
El color de sus ojos, no la forma por si acaso, ja, ja, ja.

Son parecidos, pero también se les nota diferentes.
Yo escucho reggaeton y Luiggi música romántica. Le encanta Camilo Sesto y ya me empezó a contagiar ese gusto.

¿Has pedido que corte los besos con Mariella Zanetti?
Imposible, más bien me da risa. Sería poco profesional que reclamara.

Solo nos queda agradecerte por la confianza de elegir a Trome para dar a conocer la relación.
Solo deseo que la gente entienda que no deseamos hacer un circo de nuestra vida privada.

Luiggi: No he partido a nadie

Loco de amor. Sonríe y la mira mientras declara, le acomoda el cabello. Síntomas inconfundibles de un hombre enamorado.

Luiggi, para que quede claro, ¿“partiste” a “Chemo” Ruiz?
Jamás. Esto empezó con la amistad de un hombre y una mujer, y luego surgió el amor. Jamás me he metido en ninguna relación, ni hicimos daño a nadie.

¿Y te “mecharías” por ella?
Cuando le dicen algo bonito y, sobre todo con respeto, no digo nada, pero hay malcriados que son muy atrevidos y un par de veces los he “parado”.

¿Te arranca suspiros?
Hasta lágrimas. Un día “armaron” una sorpresa con mi mamá. Un señor tocó el timbre y salí en boxer a atenderlo, me avisó que tenía un encargo para mí y que lo siga.

¿Y…?
Quise cambiarme, pero me apuró. Seguí avanzando y un corazón gigante me cantaba, luego vino un “Cupido” con una cajita y allí empezó a sonar una canción romántica y era ella. Lloré de emoción.

Te das besitos con Mariella, ¿si a ella le piden algo parecido?
Se ha dado “piquitos” y no me molesto, con lengua si es otra cosa.

¿Le pegas al atrevido?
Queremos crecer como actores. Si ella hace una película o una telenovela, donde tenga que darse besos apasionados con alguien, lo acepto, la comprendo, pero ese día no veo televisión. Nada de estar analizando las escenas ja, ja, ja.

¿Te incómoda si sale muy sexy?
No, tranquilo. Sé muy bien su trabajo, porque además modela. Además, es muy guapa y esas cosas no se pueden ocultar.

Me ha contado que la llenas de rosas.
Que quede claro que no soy el galán que está celebrando fechas y días apuntados en el calendario. Lo mío es recordar instantes lindos y momentos que se te hacen eternos. No creo mucho en eso de ir sumando meses, años, cosas así.

Pero a las mujeres les gusta los detalles.
Claro, con acciones demuestras cuánto la amas. No repetir siempre que la amas.

¿Es perfecta?
Es terca, cerrada en un tema.

Pero lo importante, sabe pedir disculpas, reconocer que se equivocó y eso vale un montón.

O sea, también te saca ‘canas verdes’.
Sí. Por ejemplo, está discutiendo y para evitar seguir prolongando la pelea le digo: “Está bien, tienes razón” y se molesta peor: “tampoco me des la razón en todo como si fuera loca”, ja, ja, ja.

En estos tiempos, los jóvenes conviven al cumplir un mes de enamorados.
Eso no va con nosotros. Queremos ir de a pocos, bien seguros, porque deseamos que dure para siempre. Ella vive en su casa y yo en la mía.

¿Ya eligieron la fecha del matrimonio?
No, pues. Sin apuros. Somos felices como enamorados, todo vendrá en su momento. Ahora nos toca disfrutar este instante.

Eres criado a la antigua. ¿Aún ‘no pasa nada’?
Tampoco tanto. Vivimos otros tiempos. Cuando hay amor, pero del verdadero, todo es bienvenido y permitido.

¿Te cela?
Es solapa. Me pregunta: “¿Por qué la miraste?” Así no haya mirado, se asegura.

Se te ve feliz.
Sí, vivo nuevas emociones. Me parecen muy lindas y no las quiero dejar de sentir.

Un abrazo y que todo termine como ustedes lo desean.
Gracias a Trome, el diario que más se lee, la gente sabrá de nosotros. Los hemos elegido a ustedes para contar nuestra historia, no fallen nuestra con?anza.

Fuente: trome.pe