Dorita OrbegosoEl futbolista de U. Comercio se disculpó y evitó prestar declaraciones. “Ni siquiera de fútbol deseo hablar”, dijo.

Quizá no haya podido conciliar el sueño tras haber visto anoche las dolorosas imágenes de su esposa Dorita Orbegoso derramando lágrimas y confirmando ante las cámaras de Magaly Teve que el amor que alguna vez le profesó en el altar se terminó.

Marco Ruiz hoy anduvo desganado y con la cabeza en otro lado, mientras entrenaba con el Unión Comercio en la calurosa Moyobamba.

Aquella jocosa sonrisa que lo caracterizaba se hizo extrañar en las prácticas de hoy. No era para menos. Chemo siempre se declaró amoroso y romántico, así que su corazón debe estar ardiendo en llamas tras la pérdida de su amada.

Trome.pe se comunicó con el futbolista, pero evitó pronunciarse. Con decir, que no quiso hablar ni siquiera de fútbol.

“Por favor, discúlpenme. No deseo hablar de nada. Ni siquiera de fútbol. Gracias por entenderme”, alcanzó a decir Chemo con una voz de ultratumba.

Fuente: trome.pe